Jonás y la Ballena - Asombroso Dios Jonás y la Ballena - Asombroso Dios

Un lugar para hablar de las maravillas de Dios

27 de noviembre de 2012

Jonás y la Ballena

Hoy voy a narrar la historia de Jonás, tal vez muchos ya lo han hecho, pero quiero compartirla una vez más. Las sagradas escrituras nos dicen que Dios le hablo a Jonás para que fuera a predicar a la ciudad de Ninive porque había mucha maldad en ella.


Al escuchar esto, Jonás decidió que tenia que escapar lo más lejos que pudiera de la ciudad de Ninive y se subió en un barco que se dirigía a Tarsis. Al ver esto, Dios hizo que hubiera mucho viento y que se formara una gran tempestad. Todos los que estaban en el barco pensaban que se partiría en dos. Tuvieron mucho miedo y cada uno empezó a clamar a su Dios, todo esto acontecía mientras Jonás dormía.

Viendo la situación el capitán de la nave se acerco a Jonás y le dijo: "Levántate y clama a tu Dios, quizá el tenga misericordia de nosotros y no muramos".  Todos los que estaban en el barco decidieron hacer un sorteo, para saber por quién pasaba esto y Jonás fue el ganador.

Al preguntarle: Contesto que era hebreo, que servia al Dios que hizo los cielos y la tierra y que estaba huyendo de su presencia. Cuando escucharon esto todos se atemorizaron y le preguntaron que podían hacer para que el mar se calmara.

Y el dijo: "Echadme al mar y este se calmará". Intentaron llevar el barco a la orilla, pero no pudieron por el mar se enojaba más y más contra ellos. Entonces clamaron a Dios por misericordia, tomaron a Jonás y lo echaron al mar. Pero Dios tenia preparado un gran pez (ballena), para que se comiera a Jonás.

Jonás estuvo 3 días y 3 noches dentro del vientre de la ballena, hasta que oró y Dios envió al gran pez a vomitarlo.

Consejo y Comentarios


Dios tiene muchos medios para hacernos ver lo que estamos haciendo mal. Cuando Dios nos pide algo, muchas veces actuamos como Jonás y huimos de su presencia. Pero en realidad lo que debemos hacer es pedirle que nos ayude a hacer su voluntad.

Desde que era un niño me gusto mucho la historia de Jonás. Dios nos muestra sus maravillas y puede hacer que un pez gigante se coma a un hombre y este no muera. Al contrario hace que este hombre medite y se arrepienta de no obedecer la voz de Dios.

Puedes encontrar esta historia bíblica en el libro de Jonás Capitulo 1 y 2

Si quieres material para compartir esta historia bíblica en tu iglesia o escuela bíblica clic en el botón de abajo que dice descargar:

El material incluye un versículo para memorizar, un dibujo y varios juegos.


Instrucciones
- Esperar 5 segundos y presionar en la parte superior derecha “SKIP ADD“

12 comentarios:

  1. Cuando Dios ha llegado a nuestras vidas a traves de su palabra hay una infinidad de cosas que nos lleva a comprender lo que somos en realidada pero la gran oportunidad de estar con nuestro Padre Dios un dia por medio de nuestro Señor Jesus gracias por sus reflexiones, adelante porque hay mucho que comprender para que nuestra fe crezca y se afirme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, fue una bendición para mi. Nos falta mucho por comprender acerca de Dios, pero no dejemos de buscarlo y cada día aprenderemos algo nuevo de él.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Gracias me ayudó mucho para una predicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zilyiam Rodriguez me alegro que te haya servido este artículo, bendiciones.

      Eliminar
  3. Hola, muchas gracias, me sirvio mucho para mi celula. que Dios te siga bendiciendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita, pronto voy a publicar más historias cristianas no dejes de visitar mi blog. Que Dios te siga bendiciendo.

      Eliminar
  4. Con el respeto que le tengo, la Biblia no dice que fue una Ballena que se lo comió, sino que fue un gran pez. Que crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto a esta historia bíblica se escucha muchas veces la objeción: “No existe un pez que pudiera haberse tragado a Jonás.” Un tiburón lo habría despedazado, y una ballena en realidad no es un pez. Además tendría que haber sido un pez de un tamaño tal, que pudiese haber tragado a Jonás de una sola vez y ofrecido lugar en su interior, como para sobrevivir allí adentro tres días.

      El hecho es que la Biblia nos deja a oscuras con respecto al tipo de pez, y la palabra hebrea para ballena no es usada en el libro de Jonás. Simplemente dice que era un “gran pez”. En esta narración quise tomar como ejemplo una ballena porque es el pez más grande que conocemos...

      Dios te bendiga.

      Eliminar
  5. Dios te bendiga porque estás cumpliendo su ordenanza, que ningún comentario negativo dañe tu corazón y te detenga. Firme y adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus bellas palabras, Dios te bendiga. Sigue visitando mi blog, un abrazo y sigamos adelante en el camino de Dios.

      Eliminar

Tus comentarios me motivan a seguir adelante. Recuerda que te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Los comentarios con links no serán publicados