Libérate del Cautiverio


En su libro de memorias, Las escafandra y la mariposa, Jean-Dominique Bauby describe su vida después de un ataque cerebral masivo que lo dejó con una dolencia llamada "síndrome de cautiverio". Aunque paralizado casi por completo, pudo escribir su libro parpadeando el ojo izquierdo. Una ayudante recitaba un alfabeto codificado hasta que él parpadeaba al elegir la letra que quería dictar. El libro requirió unos 200,000 parpadeos para escribirlo. Bauby utilizó la única capacidad física que le quedaba para comunincarse con los demás.

En 2 Timoteo, leemos que Pablo experimentó un tipo diferente de "sindrome de cautiverio". Estando bajo arresto domiciliario, se enteró de que su ejecución era inminente. Con esto en mente, le dijo a Timoteo: "Sufro penalidades, hasta las prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa" (2 Timoteo 2:9). A pesaar de su aislamiento, recibía visitas, escribía cartas de estímulo y se regocijaba de que la Palabra de Dios se extendiera.

Es probable que las circunstancias hayan hecho que algunos de nosotros estemos aislados de los demás. Yacer en la cama de un hospital, cumplir una sentencia en prisión o estas postrados en casa puede hacernos sentir que padecemos nuestro propio "síndrome de cautiverio". Si esto es una realidad en tu vida, ¿por qué no reflexionas, en oración, para descubrir cómo alcanzar a otros, aun en esa condición?

Ninguna obra es demasiado pequeña cuando se hace para Cristo.

Importante:Si desean colaborar conmigo y bendecir muchas vidas, comparte y recomienda este blog. No olviden comentar y suscribirse en: Facebook, Twitter, YouTubeBlogger.

Compartir:


También puedes leer:

Lo más Nuevo

Tus comentarios me motivan a seguir adelante. Recuerda que te responderé con otro comentario justo debajo del tuyo. Los comentarios con links no serán publicados

EmoticonesEmoticones